Lo más insólito del mundo, así de simple. Saltó a la cancha ante Motagua con una pelota y remató al arco en el mismo momento en que lo hizo un jugador de verdad. ¡Ver para creer!