Se llama Momo Shimizu, su entrenador prometió una humillación y ella no lo defraudó.