El entrenador de la selección francesa de rugby reconoció la superioridad de su rival, y realizó autocrítica sobre la actuación de sus dirigidos.