El fondista británico nacido en Somalia se mostró escandalizado con el decreto del presidente de Estados Unidos, donde algunos países tendrán dificultades de entrar al territorio norteamericano.