Una multimillonaria compañía del medio oriente lo contrató para un anuncio publicitario. CR7 dijo que sí, pero pidió esto en el cheque.