El campeón de Inglaterra busca emular lo conseguido la pasada temporada en la Premier League y va por un reto aún más complicado en la Champions.