Alguna veces nuestros propios progenitores nos pueden dejar en ridículo y si no que se lo pregunten a este joven patinadora.