En el 2003 lanzó un deseo que ha permanecido congelado y este sábado ante la Juve el propio Zidane puede acabar cumpliéndolo. ¡Mágica premonición!