No vive con ellos desde que tenía trece años, pero han reaparecido justo cuando su hijo biológico se encamina a ser un crack.