Marieke Vervoort está paralizada del pecho para abajo y dos médicos ya firmaron su petición de no continuar con esta agonía.