El entrenador de la selección inglesa reconoció los errores de su equipo.