El aspirante al cinturón de 205 libras dice que es una bofetada a su adversario, actual campeón, que no le consideren como la primera opción para ganar.