Están molestos por el rendimiento del equipo y la amenaza de descender. Levan Mchedlidze, pagó los platos rotos.