Los dos mejores jugadores del mundo ahora también compiten por tener al doble más parecido. ¡Insólito!