El golfista estadounidense fue parado por la policía e iba descalzo, sin pronunciar bien las palabras y con dificultades para caminar.