Desde la final de la Champions del 2016 a la del 2017, CR7 ha vivido uno de los mejores doce meses de un deportista en la historia. ¡Impresionante, mágico!