Se percató del provecho que podía obtener del rostro que le dio la naturaleza y firmó su primer contrato. ¡A ver dónde para esto!