Hace un par de semanas, el entrenador del Manchester City ya se había quejado del Wifi en las instalaciones, que hacía distraer a sus dirigidos con los móviles.