El domingo le dijeron adiós a la vieja cancha del Tottenham ante el Manchester United y el lunes por la mañana comenzaron a demolerlo. ¡Impresionante!