No solo fue la multa de la FIFA, también perdió jugosas ganancias de patrocinadores. ¡De locos!