La comida mexicana se apoderado del parque de béisbol de Seattle con un platillo muy poco convencional.