La locura se apoderó del partido entre el Panathinaikos y el PAOK Salónica en Grecia. A la postre fue suspendido por estos incidentes.