Lo esculpió el mismo autor de la pieza sobre CR7 en el aeropuerto de Madeira. Esta vez fue un poquito más fiel a la realidad. Un poquito.