En las divisiones inferiores de Noruega, el silbante marcó un fuera de lugar equivocado en contra del equipo local y un hincha hizo justicia por su propia mano.