Cuando despuntó en el Santos le llovieron las ofertas. La de Roman Abramovich fue sencilla y concreta.