Horarios

Mar.Dic.01 12:00 AM EST
Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST
Mié.Dic.09 12:00 AM EST
Jue.Dic.10 12:00 AM EST
Sáb.Dic.12 12:00 AM EST
Si quieres que te entienda, explícaselo con fútbol

Si quieres que te entiendan, explícalo con fútbol

La comunicación humana no es fácil, ni siquiera hablando el mismo idioma. A menudo, el mensaje que sale de nuestra boca y el que decodifica el cerebro receptor, distan mucho de ser los mismos.

Por ello, hay que tener recursos. Que no consigues hacerte entender, explícalo con algo que tu interlocutor sí entienda. Algo que haya vivido, que despierte sus emociones. Créeme, hay altas probabilidades de que ese "algo", amigos y amigas, sea el fútbol.

En esta serie de vídeos, el símil futbolístico es el protagonista. Ya lo hacen los poetas... la comparación, la metáfora, cómo decir lo que quieres decir sin decirlo directamente. ¿Que tus mensajes no surten efecto? Utiliza su vocabulario: jugadores, equipos, jugadas, toques, fichajes. Eficacia garantizada.

 

 

Puede que, como dice el siguiente vídeo, sea una cuestión de madurez, ¡o puede que no! Tal vez sea una cuestión de implicación y dedicación. No infravaloremos al futbolero, es el camino fácil. El futbolero es un apasionado, un dedicado a la comprensión del juego. ¡Es así! Cada uno entiende de lo que sabe. Por eso, si tu suegro, prima segunda o tu vecino hacen caso omiso a lo que les dices, tal vez no sea porque elijan ignorarte, puede que no estés estimulando la parte correcta de su cerebro. Porque es así señores, no todos los cerebros funcionan igual. Díselo con algo que les emocione, te aseguro que eso sí lo entenderán.

 

¿Todavía no le pillas el truco? Aquí te lo explican con ejemplos prácticos. Tal vez sea algo simple, pero ciertamente, dan en el clavo. Y ojo, porque si comprarte un vestido caro se puede justificar mediante las estrategias de comunicación del fútbol, ¡ojo! porque entonces cualquier cosa es justificable.

 

Y si ese ejemplo no te ha gustado, prueba con éste. El acción/reacción de toda la vida.

 

Y no hay nada que nos cueste más que las causas perdidas. ¿Por qué? Porque apelan a nuestros instintos más básicos, al núcleo de nuestra irracionalidad. Y ahí no hay remedio, para eso no hay nada que nos pueda hacer recapacitar. ¿O sí?

 

A estas alturas, la tesis ya debería estar más que demostrada. Solo puede haber una razón para no haberos convencido todavía. Efectivamente, será por eso, porque no os lo hemos explicado con fútbol.

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Neymar desvela sus dotes de danza ocultas

Los memes del último error del Real Madrid

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!