Nuria Bouza, el delirio de Italia y el mundo