Horarios

Ronaldo Nazario da Lima. Foto: Getty Images.

Martín Onti: Una de borrachos

MADRID, España.- Se dice que sólo los niños y los borrachos, los embriagados de alcohol, dicen las verdades. Si dejamos librados sanos sentimientos a tal realidad y nos remitimos a comprender el mensaje de Ronaldo Nazario da Lima, el ex futbolista brasileño, en un mensaje subido a las redes sociales tras una noche de parranda, deberíamos aceptar que ‘O Fenómeno’ declara su cariño por su amigo Darío, a quien presenta en el video, tomando esto como toda una declaración de amor hacia una persona de su mismo sexo.
 
Si así fuese de verdad, algo que aún Ronaldo no ha desmentido oficialmente, me alegraría sobremanera, no sólo por la felicidad que parece embargar al ex astro internacional junto a su nueva pareja, sino porque la posible relación amorosa de una figura de reconocida trayectoria deportiva como él, abre las puertas de par en par al reconocimiento y aceptación que se ha ido desarrollando en el fútbol con el correr de los años, dejando un tema tabú, como la homosexualidad, al descubierto, sin tapujos, y vedado a las arteras criticas cercenadoras de la gente y de los medios.
 
En el mundo del fútbol de los hombres, pocos han sido los jugadores que han tomado la decisión de hacer público su estado sexual y quienes lo han hecho, como el nigeriano Justin Fashanu, el primero en aventurarse a tamaña osadía, el francés Olivier Rouyer, el estadounidense Robbie Rogers, el reciente caso del alemán Thomas Hitzlsperger, o la aún grisácea sensación de que el actual portero del Bayern de Múnich y del seleccionado germano, Manuel Neuer, lo sea, son algunos de los casos de mayor repercusión que rodean el delicado tema de la homosexualidad en el deporte, más concretamente en el fútbol masculino.
 
Sin embargo, el valor de las mujeres ha ido, y parece ir, mucho más allá, atreviéndose con mayor convencimiento a la hora de hacer público sus logros sentimentales de cara a sus parejas. La no menos sorprendente actitud de Amy Wambach con su mujer, Sarah Huffman, dándole un beso tras la victoria del equipo estadounidense frente a Japón en la final de la Copa Mundial de fútbol femenino celebrada este pasado fin de semana en Vancouver, Canadá, y que le dio el título a Estados Unidos, habla por sí sólo de una valentía que las mujeres poseen de igual grado, quizás, que los niños y los beodos.
 
Te invito a seguirme en Twitter:@Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!