El punto flaco de los “cracks”