La NFL estaría retractándose de asistir la próxima temporada a la Ciudad de México y los factores son ridículos.