Trabajo les costó a los Patriots, pero lo encontraron en internet y se acabó el culebrón. Ya puede dormir tranquilo.