Los Patriotrs deben tener mucho cuidado con el quarterback de los Ravens, la franquicia que intenta hacerle sombra a los Steelers.