Los californianos no aprendieron nada del 2002, y dejaron que una vez más la dupla Belichick-Brady se apoderara de su sexto anillo.