En la semana 12 se midieron los Kansas City y los Tampa Bay y en ese momento pocos pensaban que se volverían a ver las caras en el Super Bowl LV.