Bud Light tomó un minuto durante el Super Bowl para lanzar su campaña publicitaria. Cada 30 segundos en el evento cuestan 5,5 millones.