El presidente de Estados Unidos se unió a la euforia por el nuevo campeón del Super Bowl, pero hay un dato que tuvo que corregir en Twitter.