Horarios

Mié.Sep.29 12:55 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT

Pete Carroll reconoció que se equivocó en la última jugada

PHOENIX, Arizona.- El entrenador en jefe de los Seahawks de Seattle, Pete Carroll, reconoció al concluir el partido de la 49 edición del Super Bowl en el que su equipo perdió por 24-28 ante los Patriots de Nueva Inglaterra, que se equivocó en la última jugada que les costó una interceptación y el título de campeones.

Los Patriots lograron el cuarto título de su historia con una remontada poco probable y sobre todo después de lo que sucedió en la última jugada del partido cuando el mariscal de campo de los Seahawks dio un pase al receptor abierto Ricardo Lockette que fue interceptado por Butler.

"Nos costó el campeonato", declaró Carroll, en referencia a la sorprendente decisión de mandar un pase rápido de Wilson hacia Lockette. "No salió y es mi responsabilidad".

El coordinador ofensivo de los Seahawks, Darrell Bevell, culpó de manera indirecta a Lockette porque tendría que haberse involucrado más en la jugada.

"Pudo haber peleado más por ese balón", afirmó en entrevista para televisión en cuanto terminó el partido. "No hizo lo suficiente para ir por ese balón".

Carroll reconoció que pudo mandar una jugada por carrera, como la anterior a la interceptación, en la que el estelar Marshawn Lynch dejó el balón en la yarda uno, después de una ganancia de cuatro y que había estado a punto de conseguir también la anotación.

De hecho todos los analistas esperaban que con tres oportunidades más para hacer la anotación la decisión correcta sería montar la anotación con Wilson y Lynch, ambos perfectos para avanzar una yarda.

Carroll, no lo hizo, en lo que fue su único y peor error, en una noche plena de aciertos frente a su rival Bill Belichick, entrenador en jefe de los Patriots, con quien mantuvo un gran duelo de estrategias.

El excorredor de los Cowboys y líder en yardas ganadas por carrera de todos los tiempos en la NFL, Emmitt Smith, coincidió con Carroll en que debió ser mandada otra jugada.

"Esa fue la peor llamada de jugada que he visto en la historia del fútbol americano", escribió Smith en su cuenta de Twitter. "Teniendo a un jugador como Lynch no tiene bajo ninguna lógica dar ese tipo de pase".

Los Seahawks estuvieron abajo en el marcador hasta faltando dos segundos en la primera mitad (7-14), que consiguieron empatar por mediación del receptor abierto Chris Matthews.

"Creo que hay fue cuando comenzamos a tener todas las posibilidades de haber ganado el partido, pero en el tercer periodo no supimos conseguir la ventaja definitiva, cuando dominamos", valoró Carroll, que se quedó sin poder ganar el segundo título consecutivo de Super Bowl.

Al final del partido. sólo faltaba hacer la última jugada para completar la hazaña, pero esta vez el pase que podría haber válido un nuevo título fue interceptado por el defensa Malcolm Butler en la zona final y sacada hasta la yarda tres ante el delirio y celebración de todos los jugadores y seguidores de los Patriots.

"Es una jugada milagrosa que ese muchacho consiguió frente a la pelota", declaró Carroll en entrevista con la cadena NBC. "Es una jugada que en realidad tratamos de evitar. Le dije a esos muchachos que era mi culpa totalmente".

"Todo el mundo pregunta ¿Por qué no simplemente corrimos?", agregó. "Es un pensamiento real, pero tuvimos tiempo suficiente para ganar el partido. En mi mente, pudimos hacerlo en tercera y cuarta oportunidad".

Carroll se mostró arrepentido por la decisión que tomó, pero había felicitado a todos los jugadores porque se merecieron más que nadie la victoria.

"Me siento mal por estos muchachos que trabajaron duro y buscaron ganar de cualquier manera hasta llegar a ese punto, entrenadores, el 'Jugador 12', como son los aficionados, y todo el mundo", admitió Carroll. "Hicieron todo lo que se debe hacer para ganar otro campeonato. Y todo se vino abajo en esa jugada".

Carroll reiteró que hicieron todo para ganar, menos una jugada que cambió la historia final y que fue su decisión.

Por su parte, el mariscal de campo Russell Wilson compartió la responsabilidad con su entrenador.

"Cúlpenme a mí", afirmó Russell. "Yo soy quien lanzó la pelota y por lo tanto es mí responsabilidad".EFE

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!