El piloto mexicano, Pedro Rodríguez, dejó huella en el mundo del automovilismo terminando quinto en el World 600 en Charlotte en 1965, uno de las pistas más difíciles.