El piloto de Ford se impuso a Denny Hamlin en la batalla final en el New Hampshire Motor Speedway, un evento no apto para cardíacos.