Horarios

Dom.Sep.26 1:30 PM EDT
Dom.Sep.26 11:30 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
Aficionados de River Plate en Japón

Martín Onti: Utopía en Japón

MADRID.- Este próximo domingo en Yokohama, Japón, se dirime el título de Campeón Mundial de Clubes entre el FC Barcelona de España y River Plate de Argentina. Ante esto, y habiendo visto lo sucedido en las semifinales del torneo más la suma de la historia reciente de ambos equipos, la posibilidad de que el conjunto sudamericano se pueda coronar campeón pasa únicamente por las ineptitudes y desgracias en las que pueda incurrir la escuadra española. 

No sólo debemos basarnos en lo hecho por ellos en sus compromisos para ‘merecer’ esta Final sino además en los pasados meses, para poder llegar a la conclusión de que solamente una hecatombe lúdica producida por varios hechos, no sólo uno, haría que viéramos a los dirigidos por Marcelo Gallardo levantar el trofeo.

Desde las estadísticas los azulgranas de Luis Enrique, inclusive sin sus dos grandes figuras Lionel Messi y Neymar, aniquilaron al Guangzhou chino de Luiz Felipe Scolari por un cómodo 3-0. En su lugar, los de la banda roja se habían impuesto con marcados problemas al Sanfrecce Hiroshima japonés por un 1-0 repleto de dudas.

Con este presente y considerando un puntaje lógico en el que se evalúan los niveles futbolísticos, físicos, anímicos, e históricos, en donde todos ellos juegan a la hora de saltar al campo de juego, los catalanes se llevan un cómodo 8 y los porteños un trabajado 5.

La diferencia de 3 puntos, en relación a lo que ofrece uno y otro club desde lo futbolístico, no dejaría alternativa a los argentinos para optar a la victoria, sin embargo, y para imaginarnos una situación que pueda darles opciones a River Plate me atrevo a arriesgar, con la relatividad que nos otorga el fútbol, sobre la única posibilidad para que la Copa llegue a las vitrinas de la institución de Nuñez, en Buenos Aires.

Si el equipo europeo juega sin Messi y Neymar; si Andrés Iniesta es absorbido por su marca y no encuentra ayuda conveniente para generar juego desde el mediocampo; si Luis Suárez tiene una errático rendimiento en la ofensiva; si Sergio Busquets pierde el sentido de la ubicuidad, aún teniendo el resto del equipo su acostumbrado nivel productivo; entonces si, estaremos ante la probabilidad de que nuevamente un club argentino vuelva a ser Campeón del Mundo en Japón y que la utopía, desafiando a la lógica, pueda ser una realidad. 

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR
Martín Onti: Siempre nos quedará París
Martín Onti: Entre nubes y claros
Martín Onti: "La irrespetuosidad"

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!