Eliminar a Brasil era algo impensable para la modesta selección peruana. Aquella mano de Ruidíaz, de cierta manera, los hizo tocar la gloria