El partido que lo cambió todo. Que le sacudió el miedo a los chilenos y que bajó de las nubes a Juan Carlos Osorio.