La Copa América 2015: Toda una vida esperando para reventar como una marea roja que tiñó hasta el infinito