Horarios

UFC 198 : Stipe Miocic amargó una noche verde-amarela

El evento venía siendo dominado por los guerreros brasileros, que se habían llevado gran parte de las victorias. Pero en el combate más importante, Miocic sacó a relucir su clase mundial de boxeo y le arrebató el cinturón a Fabricio Werdum. El estadio Arena da Baixada fue testigo de una noche llena de acción. Con un total de 45.207 almas presentes, esta fue la tercer velada en la historia de UFC con mayor cantidad de público. A pesar de la gran cantidad de masa de gente que llegó de golpe cuando las peleas estaban por comenzar, la organización fue perfecta.

 
La Arena da Baixada estaba colmada.

 La primera emoción de la noche la brindó Antonio Rogerio Nogueira. Minotoro llegaba al UFC 198 con muy poca actividad en los últimos años. A los 39, estaba en la búsqueda de un triunfo ante el siempre complicado Patrick Cummins, para cortar una racha adversa de dos derrotas seguidas. Con la pierna derecha casi inmovilizada, el gemelo del nuevo hall of famer, impuso su excelente nivel de boxeo para noquear al norteamericano en el primer asalto. Fanáticos, periodistas y hasta los guardias de seguridad se emocionaron con la actuación de Nogueira, que finalizado el combate anunció que todavía tiene gasolina para seguir en el mundo profesional de las artes marciales mixtas.

Así festejaba el público la victoria de Nogueira

Otro choque que hizo que la afición se rompa las palmas aplaudiendo fue la considerada "pelea de la noche". Francisco Trinaldo vs. Yancy Medeiros tuvo de todo. Massaranduba conectó los mejores golpes durante los 15 minutos de acción, pero el norteamericano confirmó que tiene una quijada de acero. El cardio del local se fue gastando, por lo que frission semi noqueado y todo fue en busca de la victoria. Estuvo muy cerca en el segundo asalto cuando termino montado, pero la campana ahogó su sueño de irse con los brazos en alto. En el último parcial, los dos dieron hasta la última gota de transpiración para conseguir un knock out, pero la decisión terminó llegando a los jueces que vieron en fallo unánime ganador al moreno. Lo memorable es que el público aplaudió con igual medida a ambos por la gran batalla que habían brindado.


Medeiros y Trinaldo hicieron vibrar a los fanáticos

No estaba en la cartelera principal, pero por lo sucedido en el pesaje, la atención del público estaba centrada en el choque entre Demian Maia y Matt Brown. El norteamericano había insultado a los presentes en el pesaje y subido a la váscula de espaldas a la gente. Obviamente el recibimiento al octágono estuvo plagado de abucheos. El local fue recibido como un héroe que tenía que derrotar si o si a ese villano del norte. Maia volvió a dar clase de BJJ; estuvo colgado los tres asaltos en la espalda de Brown con su clásico triángulo a la cintura. Buscó y buscó el mataleón durante los primeros rounds, pero el inmortal se defendía bien con su barbilla. Sin embargo, tras unos codazos en los últimos cinco minutos, el múltiple campeón mundial de jiu jitsu pudo cerrar el mataleón. Así se llevó su quinto triunfo consecutivo en las 170 libras y le pidió a los dirigentes que le den la chance de ir por el cinturón. 


Demian Maia consiguió lo que el público quería, acabar con Matt Brown.

Muy buen debut en UFC para Cristiane Justino: se fue con los brazos en alto tras que el réferi Eduardo Hardy parara las acciones al 1:21 del primer round. La oriunda de Curitiba le demostró al mundo que su nivel de stryking está varios escalones por encima del resto de las mujeres de las artes marciales mixtas. En poco más de sesenta segundos, prácticamente arruinó el rostro de Leslie Smith. A pesar de esto, la norteamericana se fue entre lágrimas porque consideraba que podía seguir resistiendo el castigo de cyborg. Justino dijo después de que sea condecorada como ganadora que quiere seguir defendiendo su cinturón pluma de Invicta FC porque le cuesta demasiado llegar al peso intermedio de 140 lbs. Con estas declaraciones le metió presión a la dirigencia para que impongan la categoría de los 65 kg femeninos en UFC.

Ronaldo Souza confirmó que tiene chapa para ir por el cinturón de peso medio. Pasó por arriba al veterano Vitor Belfort. En todos los aspectos estuvo mejor: tanto en el stryking, territorio en el que es mejor the phenom, y en el suelo, lugar donde él es uno de los mejores del mundo. Se esperaba que fuese una pelea pareja, pero el jacaré tuvo un nivel de elite: logró un derribo al segundo minuto y le sacó el máximo jugo: consiguió cortar el rostro de Belfort con sus filosos codos. El resto fue un trámite. El réferi Osiris Maia le puso fin a las acciones a los 4:38 del primer parcial. Después de la gran performance, al igual que Maia, Souza pidió por una chance por el cetro de las 185. No le importa si es Rockhold o Weidman, solo quiere tener abrochado en la cintura el cinturón de UFC. 


Ronaldo Souza quiere si o si la chance por el cinturón.

Ronaldo Souza quiere si o si la chance por el cinturón.[/caption] La estelar fue la única mancha de la noche para el público brasilero. Durante toda la semana previa se hablaba del campeón más completo de la división de los pesos pesados. Werdum había logrado por primera vez ser el rey de los pesados en 2015, y exponía su tesoro ante el temible boxeador Stipe Miocic. El sentido común marcaba que vai cavalo tenía que alejarse del alcance del norteamericano con raíces croatas, porque podía ser noqueado de un golpe. Lo había anticipado Miocic en las entrevistas previas al decir que "él puede tener toda la técnica, pero esto se puede acabar con un solo puño". Cumplió su premonición y noqueó al brasilero llegando al tercer minuto del asalto inicial. Los fanáticos quedaron mudos, ninguno esperaba que sucediera eso. Mostrando un gran respeto al deporte, los espectadores terminaron aplaudiendo al nuevo campeón que vino desde Cleveland para arrebatarle el cinturón en su casa a Werdum.  

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!