Horarios

El mexicano dejó vestidos y alborotados a muchos aficionados que no pudieron tomarse en su mayoría una selfie en su arribo a LA.