El presidente de la Liga MX, Enrique Bonilla, calificó como un triste espectáculo de desadaptados la violencia que se generó en el estadio TSM entre aficionados del Santos Laguna y de Tigres.