La crisis que atraviesa el Atlas de cuatro partidos sin ganar de los que tres fueron derrotas, la última por goleada ante Puebla, no le quita el sueño a los jugadores del equipo rojinegro