¿Se nota la diferencia? Es el Jefe Boy, amante de la polémica y la palabra encendida, quien a diferencia de sus predecesores al frente de Cruz Azul, no se muerde la lengua para decir lo que piensa y cómo lo piensa.