Pero qué te panzó Erik Pimentel. Y es que la llantita tamalera resuelve de un pambazo por qué el canterano americanista no juega desde la fecha uno del torneo.