Ferretti se aprovechó del incidente del rayo láser que lo molestó a él y a su portero Nahuel Guzmán a lo largo del partido, para quejarse y desviar un poco la atención de la derrota en la Final de la Concachampions.